*Y cuando el miedo lo haya oscurecido todo...mi Guerrero de la Luz encenderá las Estrellas*

jueves, 29 de diciembre de 2011

Cuando el autismo llega a nuestras vidas cambia todo, la manera de vivir, de ver la vida, de avanzar, de educar a los hijos y de convivir en familia, nada vuelve a ser lo mismo pero solo de nosotros depende si sera mejor o peor .... 
Nada vuelve a ser igual y nada lo sera y aun en lo malo hay que buscar lo que nos ayude a seguir y solo con el ejemplo podemos enseñar a encontrar lo bueno por que aunque parezca que no, si lo hay.....
Yo aprendí a vivir así y he encontrado razones perfectas y maravillosas donde para los demás no había ...JL*

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Eduque a sus Hijos sobre su condición : Autismo.


Hay que darles informacion a nuestros hijos sobre cómo se evalúa, diagnostica y trata su condición.
• Los niños necesitan conocer en qué consiste  y qué
pueden esperar.
• Explicarles sus  fortalezas y debilidades.
• Hay que mostrarles  formas de interactuar entre  hermanos.
• Explicares a lo hermanos  formas de ayudar.

  • Hay que alientarlos a tener actividaes unicas entre ellos. (tiempo de hermanos).
  • Es importante participar en familia  en actividades que estén fuera del mundo/comunidad / escuela especial.
  • El reconocimiento de los padres sobre las fortalezas y logros debe ser de cada uno de los hijos.
  • Hablar abiertamente en la familia debe permitir a sus miembros expresar sentimientos tanto positivos como negativos. 
  • Sostener discusiones sobre como afrontar  los momentos estresantes como la reacción de iguales, así como cambios inesperados en los planes y rutinas , o la responsabilidad adicional en el hogar.
  • La participación en un grupo incluyendo los hermanos, hace que estos puedan conocer a otras personas en las mismas circunstancias. 
  • Un grupo también proporciona a los niños la posibilidad de discutir sentimientos que sería difícil expresar con alguien de la familia.
Señales de aviso (depresión, ansiedad):
• Cambios en los hábitos de sueño y alimentación del niño.
• Sentimiento de impotencia o desesperanza.
• Irritabilidad.
• Menciona auto-daño.
• Dificultad en tomar decisiones o concentrarse.
• Falta de placer en actividades.
• Retraimiento social.
• Baja autoestima.
• Preocupación excesiva.
• Incremento de energía sin un propósito.
• Lloroso.
• Dificultad en separarse de los padres.
• Fobia a la escuela.
• Síntomas somáticos.
• Perfeccionismo.
Si su hijo presenta un número de estos síntomas por un período de tiempo
prolongado (2 semanas o más), sería aconsejable conversar la situación  y buscar ayuda para no dejar que se presente un caso de depresión o ansiedad tanto en el niño como en cualquiera de los hermanos.
La situación no es fácil para los adultos no pretendamos que los niños  puedan manejarlo mejor, se necesita la participación de toda la  familia para buscar soluciones pues nos beneficia a todos .


Jez Luna*